SEÑALES Y MARAVILLAS: pasadas y presentes

El Señor ha tejido una vida especial para todos nosotros, todos… como una vestimenta que sólo le entalla a cada uno en particular… y estas historias probarán el por qué yo creo en ello en una forma personal. Su llamado es único para que cada uno haga un trabajo específico para el Reino de Dios (la salvación de otros y la propia). Dios Padre envió a Su único Hijo a esta tierra con un trabajo específico que hacer, y a través de Él, en Él y con Él, nos convertimos en hijos adoptivos, y por eso tenemos también un trabajo especial que realizar… Por lo tanto, Él marca nuestras vidas con señales y maravillas para demostrarnos cuán únicos somos, cuánto Él nos ama, y usa esas señales para proclamar Su Presencia en nuestras vidas en diferentes épocas y en formas que nadie podría imitar, de manera que podamos reconocer cuán únicos somos. El mundo externo llama a estas señales, suerte… ¿Se ha alguno preguntado lo que significa el concepto de la “suerte”? Tan elusivo…

Así que a medida que usted lee estas señales y maravillas que yo he visto en mi vida, recuérdense de las suyas… ¿Han alguna vez hecho una lista de ellas? El salmo responsorial para la Misa del viernes pasado decía, “Recuerden las maravillas que el Señor ha hecho”. Salmo 105: 5a. El punto es que debemos crecer en fe sólo con mirar lo que Él ha hecho por cada uno de nosotros en particular. Ustedes entenderán mejor lo que quiero decir a través de las historias siguientes, las cuales le traerán otros conceptos médicos muy importantes. El mismo salmo 105:1b dice, “Publiquen entre los pueblos sus proezas.” Yo trataré de hacer eso hoy.

1. Como ustedes saben, he sentido el llamado a orar por un nuevo Pentecostés por el sacerdocio ministerial bajo la protección de San José… Resulta que a través de una homilía magnífica dada por un sacerdote en EWTN el pasado 10 de marzo, y 9 días exactamente antes de su fiesta, se me recordó que él es el Patrón de la Iglesia Universal (La Iglesia Católica)…. Pero miren algunas señales pasadas que he recibido relacionadas con este santo,  y algunas nuevas tan recientes como del pasado 10 de marzo.

1) Yo  nací en la ciudad de San José, en la provincia de San José, y San José es el santo patrono del país en Latinoamérica adonde nací.

2) St. José fue el intercesor de mi primer milagro en esta tierra: a la edad de 9 años, y creo que ya les había comentado sobre esto en “blogs” pasados, mi abuelita me había comprado una pluma Schaffer (un producto americano y muy caro), una que tenía que llenar de tinta de vez en cuando, pero que eliminaba la pluma que había que sumergirse en el tintero constantemente…Era muy cara para nosotros en esos días. La perdí al día siguiente y no tenía idea si me la habían robado en mi clase de tercer grado, o si se había caído de mi bulto en la calle… Yo le prometí a San José rezar un Padre Nuestro diario por el resto de mi vida si la pluma aparecía. En pocas horas, mi abuelita vino y me dijo, “Dejó la pluma en la mesa del comedor…” Por supuesto que no era así porque la pluma se había extraviado ya casi por dos días y ambas habíamos comido ahí y no estaba entonces… Desafortunadamente, paré de decir el Padre Nuestro como al año siguiente. Estoy segura que San José entendió la mente exagerada de una niña de 9 años que se había metido en un gran lío. My abuelita era muy amorosa pero muy severa; ella era una perfeccionista.

3) Algunas décadas después, my esposo me llevo a Montreal, Canadá, a visitar algunos amigos nacidos en su país en el Caribe. En poco tiempo, repetimos el viaje varias veces y hasta yo llevé a mi mamá y abuelita. Obviamente, habíamos visitado el oratorio de San José y conocíamos al hermano André… El sacerdote que habló de San José en EWTN había crecido en Montreal…

4) Después de la Comunión el 10 de marzo, me di que para dilucidar si debo seguir escribiendo estos “blogs”, debía comenzar una novena a San José. Después de todo, él me iba ayudar a interceder por un nuevo Pentecostés para el Sacerdocio. Además, San José es para mí como un papá, ya que yo nací en su ciudad… Aun más, hasta recordé que el nombre del presente Papa es José. Llegué a casa y esa noche busqué una novena para hacerla. Pero la mayoría de mis libros religiosos están en cajas en un depósito a 3 cuadras de aquí… Entonces recordé que por casualidad y hace unos 4 meses, había encontrado en las únicas 5 cajas que había dejado en el garaje, el libro de oraciones de mi abuelita. Yo sabía que encontraría en él oraciones a San José.

Lo busqué y realmente encontré una sección dedicada a San José, pero dentro del libro había una hojilla escrita en español, básicamente desintegrándose y publicada por L’ORATOIRE SAINT-JOSEPH DU MONT-ROYAL, Montreal, Canada… Era una novena a San José con un imprimátur del Arzobispo de Montreal, José Charbonneau, publicado el 1 de enero de 1944… Adentro encontré una estampa del entonces Hermano André, C.S.C. con oraciones para el que es ahora Beato, y con un imprimátur del mismo Arzobispo y en el mismo año. Esto lo consideré una gran señal… Esta hojilla tiene 64 años y apareció precisamente cuando tenía que comenzar a orar por sacerdotes, además de que me había seguido desde mi niñez porque estoy segura que mi abuelita la rezaba… ¡UAU! Inmediatamente me di cuenta que esta novena yo debería rezarla por lo menos una vez al mes como parte de mi oración unida con mis cruces y la Pasión de Jesús, que será la espina dorsal de esta intercesión por un nuevo Pentecostés… ¿Es Dios gracioso o no?

5. Pero también imagínense que nací con una familia adonde se leía la vida de Santa Teresa de Ávila durante la comida… Y ella cargaba una estatua de San José a todo convento que iba a fundar… Así que la Orden Carmelita fue parte de mi vida desde mi niñez., y San José era para mí un proveedor de milagros, casualmente como el Beato Hermano André usaba llamarlo… Pero hay más señales con miembros de esta Orden: cuando yo tenía 2 años, y un día cuando mi abuelita estaba sentada contra el respaldar de la cama diciendo el rosario cerca de las 5 de la mañana, un cuadro de Santa Teresita del Niño Jesús se desprendió de la pared encima de mi cuna y cayó sobre mí… Mi abuelita me contó esta historia una y otra vez a través de los años, de cómo ella se levantó y corrió hacia mí porque sabía que me iba despertar dando gritos… Pero al llegar, el cuadro se había regresado a la pared… Había suficiente luz en el cuarto para ella poder ver el cuadro volando a ocupar su lugar original… Yo todavía preservo este cuadro que se encuentra en una caja a 3 cuadras de aquí…

Así que a través de los años, ella ha sido  como mi amiga, y todavía lo es porque mi abuelita me decía que Santa Teresita me había venido a visitar… Hasta la fecha siento un amor por ella como si fuera mi pariente. Y Sta. Teresita, después de su viaje a Roma a la edad de 14 años cuando fue a pedirle permiso al Papa para entrar al Carmelo, había regresado resuelta a orar para siempre por los Sacerdotes… Ella había visto actitudes que no le gustaron… y esto al comienzo del siglo XX. Diez años más tarde, ella moriría y había prometido que seguiría orando en el cielo por todos nosotros; me imagino que sigue orando por el Sacerdocio… En 1985 yo sentí el llamado durante  mi oración de silencio de adoptar espiritualmente a todos los sacerdotes… Cuando visité a Lissieux en el 2003, yo le pedí a ella que intercediera para yo conocer por medio del Espíritu Santo cómo adoptarlos… Yo tenía un amigo quien me prestó una reliquia de primera clase de Sta. Teresita, y con su permiso me la prendí en el cuello por un año. Un día  mientras trabajada en Steubenville, la reliquia se calló en la calle y entonces supe que era tiempo de retornarla a mi amigo… SEÑALES, SEÑALES… Yo lo había conocido en un retiro en Santa Fe, Nuevo México, y nos volvimos amigos; más tarde se hizo diácono, y con su esposa e hijos tuve una gran amistad… Siempre creímos que Sta. Teresita nos había unido. SEÑALES, SEÑALES, SEÑALES… Ella se ha mantenido cerca de mí siempre….

2. Les había contado que yo pierdo mi memoria con fluoruro… También les había dicho que a los 4 años yo quería sería médico y secretaria… El deseo de ser médico nunca lo entendí… ¿Por qué? Lo de secretaria se cumplió a mis 11 años y ahora es claro que era para ayudarme a escribir en el teclado rápidamente… También les había contado que yo quería ser cardióloga pero un día amanecí con la seguridad de que debía hacerme anestesióloga, a pesar de que odiaba todo lo que estuviera relacionado con la sala de operaciones. Porque de tiempo en tiempo, desde la mitad de los años 90 la vesícula biliar me da problemas, yo la trato con antibióticos, excepto que ahora no tengo licencia para practicar medicina en este Estado adonde vivo y no puedo comprarlos porque necesitan una receta… Así que de esta vez, he tenido malestar por casi 4 semanas y he contemplado la necesidad de hacerme la cirugía de colecistectomía. Aun más, lo había pensado antes de salir de la ciudad del  medio oeste adonde vivía, de eso hace como 9 meses, ya que había tenido infección como dos meses antes de venir para acá. Cada vez que oré al respecto, consideré que no debía ser. Nunca he recibido un anestésico general y ahí yo conocía el equipo perfecto de cirujano y anestesiólogos.

Hace sólo una semana y mientras pensaba en esta probable cirugía, súbitamente me di cuenta que todos los gases anestésicos son fluorinados… y que yo nunca debería recibirlos… Además, me acordé que ha habido casos reportados en la literatura de pérdida de memoria después de un anestésico Me fui a Google y sí, la literatura es extensa: algunos pacientes pierden la memoria por una semana, por un mes, o para siempre después de un anestésico general, ¡aunque nadie sabe por qué!!!!!!!

PERO TODAVIA MÁS INTERESANTE es que justo hace dos noches, mientras conversaba con mi hijo durante la hora de comida, me acordé de cuando mi abuelita se había fracturado la cadera mientras vivíamos en Ohio a principios de los años 80, y cómo ella había recibido un anestésico general, que había perdido su memoria para siempre… Con el tiempo me vi forzada a llevarla a vivir con su otra única hija en mi país natal ya que mi madre había muerto, y no podía caminar ni había recuperado su memoria. Mi abuelita había sido un conducto usado por Dios para revelarme precisamente en este momento, que yo nunca debería recibir un anestésico halogenado (como llamamos a estos gases). Miren a continuación los detalles del cuidado y misericordia de Dios para mí, y cómo me había prevenido por años el recibir un anestésico general…

1) Si yo no hubiese estudiado medicina, nunca pudiera haber tenido la habilidad de notar mis pérdidas de memoria con discernimiento científico a través de los años, y de relacionarlos con fluoruro.

2) Y luego como anestesióloga (no como cardióloga) me ayudó a conocer los gases anestésicos y que son fluorinados, y de saber de que había casos en la literatura de pérdida de memoria después de un anestésico….Si necesitara un anestésico, tenemos la forma de darlos sin usar estos gases… Pero hubiese tenido que saber todo esto para poder solicitar esta otra forma… Nunca habría puesto atención a todo esto hasta que llegué aquí porque al comenzar a perder la memoria tomando el agua de botella con mucho fluoruro, seguido de un mejoramiento al cambiar al agua Evian, y además que la vesícula biliar me diera problemas sin tener antibióticos para resolver el problema, todo lo último me llevó  a considerar  la cirugía de nuevo en forma muy seria, y así atar todos los cabos de mi problema…

No sólo eso, si hubiese procedido a tener la colecistectomía antes de venir para acá, me hubiese expuesto al fluoruro… porque en ese tiempo, mi historia anterior de pérdida de memoria con este agente no estaba en la primera página de mi cerebro, especialmente en el medio de este gran  traspaso a otra ciudad… Finalmente, la historia de la pérdida de memoria de mi abuelita salió a la luz por primera vez sólo hace dos días… para indicarme que quizás y muy probablemente yo he heredado de ella este problema…. ¿Fue esto un caso de suerte? ¡Imposible! Alguien por ahí, un Ser cuyo otro Nombre es Misericordia, estaba detrás de todo esto… ¡Qué gracia tan maravillosa, qué dulce es su sonido!

3) Hace muchos años, síntomas apuntaban a problemas con mi matriz, y yo pedí que en lugar de hacer un curetaje, o raspar el interior del útero con una cureta para hacer un diagnóstico, me hicieran la histerectomía (erradicación de este órgano) con una anestesia espinal. Ahí mismo había evitado un anestésico general para el curetaje.

4) Cuando entre en labor de parto de mi tercer hijo, ahora teólogo, acabábamos de movernos a Ann Arbor y mi obstetra estaba en el norte de Detroit, y hasta viajamos tarde esa noche del 25 de marzo a este hospital, en una fiesta tan especial, para estar seguros que teníamos amplio tiempo. Me dieron un sedante como a las 10 PM para me relajara y durmiera mientras la labor progresaba. A la mañana siguiente, el doctor llegó a las 6:30 AM y decidió romper las membranas de la bolsa de agua. Esto es un tocolítico, o sea, el útero comienza a contraerse fuertemente y acelera la labor de parto y el nacimiento ocurre de 2 a 4 horas más tarde, en alguien como yo que ya tenía otros hijos. Cuándo él rompió la bolsa, salió un liquido muy verde indicando que el feto tenía bajo oxigeno y esto lo llamamos “sufrimiento fetal” intenso… Una cesárea de emergencia fue ordenada ya que la posibilidad de muerte del bebé era eminente. Esto generalmente ocurre en los próximos 20 minutos (que una sala de operaciones esté lista para hacer la cesárea) y esto en uno de los mejores 100 hospitales de los Estados Unidos.

Sin embargo, el niño nació naturalmente en 10 minutos y la cirugía fue cancelada. Todo este tiempo hasta hace dos días, pude comprender parcialmente la razón del por qué esto había pasado. El niño estaba tan enfermo que se pasó 3 días en la sala neonatal de cuidados intensivos, y el pediatra me dijo que este pequeño podría resultar con retardo mental… El hombre hoy es muy inteligente con estudios en Steubenville, Dallas y Roma…Yo pensaba que este niño como había sido escogido para servirle a Dios, Él no quería que recibiera un anestésico general con este feto tan enfermo… No era la verdad completa. Yo también hubiese recibido un anestésico general y de seguro, ya que espinales o epidurales toman mucho tiempo para darlas, aparte de que a veces no dan la anestesia deseada…  Hubiese podido recibir mi enfermedad de Alzhéimer un poco temprano y dejar 3 niños pequeños sin mamá… En ese momento yo no tenía ni idea de mi predisposición genética… ¿Fue esto suerte? Nooo. ¡Imposible! El Señor es misericordioso

3. ¿Y cómo me interesé en la medicina naturopática, ahora también llamada funcional, en contraste con medicina alopática o de los doctores como los conocemos hoy? ¿Cómo me interesé en el cerebro y en su plasticidad y su asociación con la memoria…? Otra señal… –à Ya que era una hija única y única nieta de mi abuela por 18 años, las traje a vivir conmigo después de mi matrimonio, algo muy común en las costumbres latinoamericanas. Además, yo estaba esperando mi primer bebé y estas señoras me lo cuidarían mientras yo continuaba como mis estudios de residencia en anestesia. Sin embargo, my esposo y madre nunca se llevaron bien… Una cruz que dio fruto… ¡Romanos 8:28! Me comenzó un dolor severo de espalda cuando esperaba mi primer niño y que continuó por 15 años… Se ponía peor durante los embarazos de cada niño… Tuve que usar una faja especial de soporte para que no estresara mucho la espina dorsal.

Debido a mi primera horrible persecución profesional y que  mencioné en “blogs” pasados, me movilicé a un Estado diferente y ahí encontré a dos anestesiólogas que trataban el dolor de espalda con epidurales con cortisona. Esto fue cuando principió la terapia de dolor por anestesiólogos ya que somos expertos en poner epidurales para partos y cirugía. Después de asistir a algunos talleres de lo mismo, yo comencé a tratar el dolor de espalda lumbar. Esto me llevó a asistir a una conferencia en Nueva Jersey para psicólogos y especialistas en el trato de dolor. Yo usaba tomar dos darvones por día, y en esos días esta droga no era consideraba un narcótico como ahora. No es un narcótico pero sí tiene el potencial de formar un hábito como el narcótico.

Para esta época ya sabía de este doctor en educación que había sido curado de cáncer y a quién conocí 10 años después de su sanación, y después de haber sido operado y cerrado y mandado a su casa a morirse, esto en una clínica famosa del medio oeste y adonde yo había trabajado… Él se trató a sí mismo imaginándose que sus células del sistema de inmunidad, vistas como osos polares, se comían las células cancerosas… Todo esto pasó en ese año en que no trabajé después de la persecución profesional que había sufrido. Luego un trabajo se abrió precisamente en ese hospital donde estas dos mujeres practicaban la terapia de dolor de espalda. Como comencé a hacer lo  mismo, pues seguí asistiendo a conferencias en la materia. Dios tenía toda mi vestimenta bien diseñada y cosida y todos los detalles de esta historia fueron importantes. Si hubiese ido a un hospital diferente, hubiera podido perderme esta oportunidad de entrar en este tratar el lumbago que eventualmente me ayudaría personalmente.

Durante esta sesión con estos psicólogos que procedían de una universidad jesuita en Wisconsin, nos pidieron que nos relajáramos, cerráramos los ojos y que pensáramos que había pasado en el año anterior al comienzo del dolor de espalda…  Inmediatamente supe que había comenzado cuando los desacuerdos de estas dos personas en mi casa habían comenzado, y que me habían forzado a pedirle a mi mamá y abuelita a volver a mi país de origen… En esta conferencia se nos dijo que les reclamáramos a estas personas por lo que habían hecho pero en nuestra imaginación, y que los castigáramos como quisiéramos siempre en imágenes. Yo así lo hice… Una vez terminados, nos pidieron que buscáramos en el pasado y viéramos que surgía de nuestro subconsciente  y que también fuera de otro caso similar que nos hubiese producido sufrimiento. Otra pareja surgió en mi mente y yo hice lo mismo usando la imaginación… ¡Yo dejé ese cuarto de conferencias y nunca necesite tomar más darvones! Había sido curada en 30 minutos y no había pagado ni un centavo. Sí había pagado por la conferencia toda pero no por la sanación… ¿Fue esto suerte? Noo… Dios me había guiado a aprender cómo usar mis propios recursos del cerebro para confrontar un dolor que había estado enterrado por años…¿Fue esto producto de la gracia? Claro que sí…

Raciocinio científico: la energía emocional del enojo y resentimiento me llevaban a mis músculos lumbares a contraerse con un espasmo, aunque este enojo no se manifestó conscientemente en mis relaciones con las personas relacionadas, y ni una sola vez… En el momento que pude confrontar estas personas con mi enojo y darle salida, y como mi cerebro derecho creyó que era realidad, así como yo salivo si me imagino que estoy cortando un limón porque mi cerebro cree que es verdad, en la misma forma, había soltado por así decirlo a mi enojo y esto curó mi dolor. ¿Es todo dolor de espalda lumbar causado por enojo en el subconsciente? No Pero hasta el presente yo me pregunto por qué en el tratamiento de estos dolores, este tratamiento no es estándar antes de las epidurales… y así saber si se debe a enojo enterrado y  nunca confrontado y liberado, y quizás en mi caso, el segundo mandamiento más importante y el cuarto mandamiento reinaron en mi corazón y no sabía que ese dolor estaba ahí… Después de esta poderosa y personal experiencia y además con la cura de este doctor en educación, me convencí que nuestros cerebros pueden hacer muchas cosas, y que tenemos amplios recursos para sanarnos… aún en esos tiempos en que no conocía la plasticidad  del cerebro como la conozco ahora… Necesitaba pasarles esta historia, a pesar del dolor de hacerla pública, porque puede beneficiar a otros, aquellos que ustedes conozcan con lumbago.

4. Pero el Señor no había terminado de darme señales aparte de este nuevo respeto a la forma como nuestro cerebro funciona y  para enfocarme siempre en la importancia de mi memoria en años futuros. Él me dio dos memorias… ¿Estaré loca? No… Cuando era una adolescente supe que una prima hermana también tiene dos memorias, idénticas pero distintas; así que tiene que ver con genética… Ellas se cambian sin avisarme, pero yo también puedo cambiarlas a mi antojo con solo desearlo. Y cada vez que me mudo a un lugar nuevo, tengo que aprender la geografía del lugar con cada memoria, porque de lo contrario, si estoy manejando con una de ellas, y cambia sin yo querer a la otra con la cual no conozco el lugar, me pierdo. Lo que se me olvida hacer es cuando estoy perdiendo la memoria como cuando llegué aquí y estaba tomando un agua embotellada con mucho fluoruro, identificar si la pérdida ocurre en ambas… En cualquier caso, mi Señor se empeñó en enfocarme en mi memoria en forma muy especial… Cuando era una niña, uno de mis pasatiempos era jugar cambiando mis memorias constantemente.

5. Bueno, después de misa ayer fui a este supermercado. No estaba segura si iba a quedarme a rezar el rosario con los otros parroquianos, pero mi vesícula biliar no estaba bien y preferí irme a hacer las compras y llegar a casa pronto después. Noten el elemento del tiempo…. Hay un tiempo especial para todo, dice la Biblia. Después de varios cambios súbitos al tiempo de pagar, terminó un joven poniendo el resto de mis compras en una bolsa y me acompaño al carro para ayudarme. Le recordé que hacía unos 3 meses nos habíamos encontrado en una situación similar. Me recordé que él tiene 20 años y asiste a la Universidad y planea ser técnico de radiología… El muchacho también se recordó de mí y cuando llegamos a mi carro, comenzó a contarme una historia, ya que para ahora habíamos establecido una cierta amistad (noten el escenario preparado, anterior y presente para ambos). Me dijo que él con sus dos amigos y en su carro estaban decidiendo qué hacer… y mientras manejaban, llegaron a un parque de la ciudad adonde vivo y que está rodeado por un lago. Se bajaron y comenzaron a caminar y a subir una pequeña cima y como había llovido por 5 días anteriores (muy recientemente), sus zapatos estaban llenos de lodo… Él les comentaba a sus amigos acerca de cómo su novia lo había dejado… (Noten cómo él estaba lidiando con el dolor del rechazo y su necesidad de ser amado). Media hora después comenzaron a bajar y notaron que sus zapatos estaban totalmente limpios y que él no tenía ya ningún enojo contra su novia… y esto hasta ese momento en que estábamos hablando.

Yo inmediatamente le dije, “Esto es una señal de Dios. Esta yendo a la iglesia? Él lo está llamando.” Me respondió, “No he ido a la iglesia por un tiempo.” Entonces me recordé que yo le había pedido ir en nuestra conversación previa y que él era católico. Así que lo mandé de nuevo a ir y con voz un poco fuerte le dije, “Ni novia, ni esposa, ni hijos, ni madre ni padre podrían darle lo que Su amor puede. Métase esto en su cabeza y para siempre… Búsquelo… Pídale a Jesús que le muestre cómo encontrarlo… y cuál es Su voluntad para usted. Él le responderá. Nos hemos encontrado para usted contarme de esta señal, ahora que voy a discutir este tema con unos amigos. Y para yo darme cuenta que  Él está vivo y todavía en el negocio de enviar señales y maravillas; también para yo meditar en cómo Él planeó este encuentro nuestro de hoy…” Lo dejé sonriendo de oreja a oreja… y como en un trance… ¡Yo me preguntó si este joven puede que sea llamado al sacerdocio…!

6. De buenas a primeras, hace dos días que recibí otra señal. Encontré en un pequeñísimo pedazo de papel en mi breviario y que había escrito durante mi Hora Santa del 11 de marzo del 2004: “Nacer de nuevo en el Espíritu es entender el amor de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, y experimentarlo, y así volverse y dar vida a otros…” Y entonces  pensé que esto fue precisamente lo que hizo la Virgen María… Y también, sin entender cómo terminé leyendo la página de la Liturgia de las Horas del viernes de la sétima semana de pascua florida, del Tratado sobre la Trinidad escrito por San Hilario y decía, “El regalo del Padre en Cristo àA menos que el alma absorba el regalo del Espíritu, a través de la fe, la mente tiene el potencial de conocer a Dios pero carece de la luz necesaria para tal conocimiento. Este regalo único a través de Cristo, es ofrecido en su plenitud a todo el mundo. Está por doquiera, pero es dado a cada hombre en proporción a su preparación para recibirlo”

Nuestra preparación depende en nuestro sí a Su voluntad pero dicho con toda seriedad, y a sus cruces y a una vida de oración que se practica no por rutina, pero que proviene de un deseo de conocerlo mejor para amarlo más y así darle gloria. ¡Punto! Entonces, podremos ver Sus señales que de otra forma podríamos ignorar, y estas señales nos aumentan la fe y la fe libera el trabajo del Espíritu Santo dentro de nosotros, de acuerdo a San Hilario… Mi pregunta es: ¿Estamos llenos de señales por todo lado, y últimamente, sólo al levantarnos oímos noticias de más cosas que parece imposible estén pasando en los E.U., y estamos nosotros ignorando estas señales? Qué tal si nuestro Señor nos está mandando estas señales en todas las formas posibles para sacudirnos y así orar más, y cambiar nuestras vidas llenas de opiniones y discusiones, en vidas dedicadas a vivir una santidad radical? ¿Qué tal si es así? Ser santos no es nuestro trabajo… Nuestro trabajo es obedecer la voluntad de Dios para que Él proceda a hacernos santos… Y obedecer la voluntad de Dios implica que amemos en toda circunstancia, sin excepción, y que seamos felices adonde nos encontremos, en cualquier estado de vida, con cualquier cruz… y sin nunca mirar alrededor a ver lo que los otros hacen…

En cada lugar que visito veo este llamado a la santidad… desde el Concilio Vaticano II en los años 60. ¿Habremos perdido el cumplir con este llamado? ¿Estamos verdaderamente luchando por este cometido? ¿Podríamos mover este llamado de la mesa de discusión a un vivirlo diario? ¿Podríamos parar de escribir libros acerca de qué hacer o repitiendo lo que los santos han dicho, y escribir libros con gran detalle de cómo cada uno de nosotros está siendo iniciado en el salón de la fama del discipulado? Necesitamos “testigos” decía uno de nuestros Papas, y creo que fue ser Pablo VI. ¿Poseemos lo que se requiere para refutar estos cambios horribles en nuestro derecho a la libertad religiosa,  y esto es con nuestra propia vida que radicalmente cree y vive el evangelio?

Hace unos pocos días fui severamente corregida por el Espíritu Santo cuando le mostré mi tristeza por la tibieza de nuestra Iglesia… Me mandó a una página de la biblia que resultó ser Ezequiel 34… En ella, se me recordó que yo tengo un Pastor y que Él me cuidará a mí y a Su Iglesia. Lo único que tengo que hacer es amar a todo mundo adonde sea que se encuentren espiritualmente, sin estar cambiados… El segundo más importante mandamiento tiene que ser incondicional, ya que yo me amo incondicionalmente… Es interesante que el pasado 7 de marzo en la fiesta de las mártires, santas Perpetua y Felicita, leí que ni sintieron los mordiscos de los leones… Claro, ellas tenían un Pastor y Quien extrajo el dolor de este horror…

Conclusión: esta es otra disertación muy extensa y yo las odio… Su tiempo es muy valioso y la traducción al español se me hace algo larga… Pero si cortaba alguno de los puntos, no podría argüir el caso y tratar de convencerlos que Él manda señales a todos y constantemente… SU MISERICORDIA es simplemente un sueño Yo sólo tengo que obedecer Su voluntad día y noche de manera de no distraerme y perder estas señales que se ahogan en mi egocentrismo…  Las señales me aumentan la fe, y mi fe edifica my vida de oración y el abrazar mis cruces como un regalo, porque las cruces son señales de bendiciones futuras… Sólo el revisar todas las señales que me ha mandado a través de los años y que ha conservado mi memoria y que me ha alertado a cómo protegerla, me da mucha esperanza de que en alguna forma, esta llamada a orar por un nuevo Pentecostés para el sacerdocio bajo la tutela de mi amado San José, será una realidad muy pronto…

Mi próximo “blog” saldrá el próximo fin de semana, después de la fiesta de San José y de su novena, esto si no termino con cirugía para mi vesícula biliar… Si así pasara, mi hijo escribiría una pequeña nota poniéndolos al día. Yo sospecho que para entonces ya tendré un conocimiento definitivo de si debo continuar escribiendo estos blogs.. ¿Quién sabe si  no debiera estar predicando como lo hice hoy? Yo solo sé que no debo culpar a nadie en mi iglesia por mi falta de santidad… Sólo puedo culparme a mí misma por no hacer lo que ella me ha enseñado a través de las Palabras de su Fundador, Cristo Jesús, y dandome las herramientas para ayudarme (los sacramentos)… Por favor oren por mi decisión de si debo proceder con cirugía, adonde en los E.U., y cuán pronto. Gracias. Necesito una señal bien grande… ¡Ja!


%d bloggers like this: